Rebranding: pierde tus miedos a renovar tu marca

Rebranding: pierde tus miedos a renovar tu marca

Hay un miedo común en las cúpulas de las empresas de ciertas marcas que se caracteriza por no querer hacer cambios. Nos referimos a cambios en la marca o en la imagen de la misma, que es lo que se conoce como rebranding.

Así que, hemos decidido intentar quitaros esos miedos a los cambios ocasionados por la incertidumbre. Os enseñamos qué consecuencias positivas tiene el rebranding.

  1. Frescura

Una imagen renovada de la marca da sensación de frescura, una sensación de aspecto nuevo para el consumidor. Acostumbrados a el mismo logo con la misma fuente durante años, cambiar la imagen es un buen movimiento empresarial el cual no es rechazado por los consumidores, siempre que se conserven los elementos esenciales de la marca.

  1. Nueva identidad

La nueva identidad de la marca puede satisfacer tanto a los que ya eran fieles a la misma, como a los que no lo eran. No se trata de abarcar todo el público objetivo posible, sino de darle una vuelta de tuerca más al mensaje o lema de la empresa. Los cambios pueden ser buenos e, incluso, necesarios para una empresa la cual lleva usando la misma imagen desde hace 10 años.

Aunque sean criticados al inicio, si se ha respetado lo esencial de la marca, acaban siendo aceptados por el público.

  1. Impacto visual

Existen empresas que han llevado a cabo estrategias de rebranding radicales, las cuales desafiaban al mercado proponiendo una imagen totalmente distinta a la que se venía viendo.

Un ejemplo de ello es el equipo italiano de la Juventus, el cual, inspirándose en la historia de sus emblemas, ha cambiado el logo radicalmente, no pareciéndose en nada al anterior escudo, como tampoco a ningún otro equipo de fútbol. Al principio fue criticado, ahora es aclamado como uno de los mejores rebranding de la historia del fútbol.

  1. Impulso

El rebranding puede traer como consecuencia un impulso a la marca, siendo esta más reconocida o más fácil de memorizar para el consumidor. Se trata de un impulso a todos los niveles, ya sea económico, social o corporativo. Si dejamos nuestra marca en buenas manos, os puedo asegurar que conseguiremos un gran impulso en nuestra marca.

  1. No está todo perdido

En ocasiones, cometemos errores en nuestro rebranding, pero son errores con solución. Podemos utilizar el rebranding como una prueba para ver cómo reaccionan los consumidores al cambio y ver si les gusta el resultado o no. Si no parecen contentos, volvemos al diseño anterior y listo.

2018-10-30T20:42:01+00:00